miércoles, 3 de noviembre de 2010

Enseñar a los hijos


Por lo general la principal preocupación de un padre es proveer para los sus hijos una costosa formación académica profesional, y su principal deseo es que alcancen el éxito y reconocimiento social o simplemente que sean felices, pero pocos padres se esfuerzan en educar hijos piadoso con fuertes principios.

La biblia señala claramente Dale buena educación al niño de hoy,

y el viejo de mañana jamás la abandonará que la prioridad de los padres debe ser el encaminar a los hijos en el respeto y reverencia a Dios, proceso de enseñanza aprendizaje que debe comenzar a muy temprana edad en el propósito y plan de Dios para su vida.

La sociedad actual presenta una serie de valores, actitudes y conductas contrarias a los principios y mandamientos de Dios, que buscan influir en la niñez y juventud convirtiéndose en un blanco fácil de aquellos que buscan a eliminar de sus mentes cualquier pensamiento de Dios y practica de sus mandamientos.

Por tal motivo es necesario enseñar a los niños para que elijan lo correcto de acuerdo a los principios divinos al tomar sus decisiones en la vida cotidiana y enfrentar los desafíos de la vida. Por tal motivo la biblia presenta consejos prácticos fáciles de aplicar pero que requiere la disposición de los padres.

Una de estas recomendaciones es hablar con los hijos aprovechando cada oportunidad de enseñarles sobre algún aspecto de la vida y de Dios por medio de la relación de los eventos cotidianos, dedicándoles el tiempo necesario, recuerde el amor y el ejemplo de los padres no tienen sustitutos en la vida de los hijos.

Otra recomendación bíblica es la disciplina y poner los límites de comportamiento, para no perder el control y manera de protegerlo de influencias dañinas de esta manera desarrollaran el dominio propio y toda conducta inadecuada trae las consecuencias.

Enseñe desde pequeño a los hijos a tener respeto reverencia a Dios, a los mandamientos y a establecer una relación personal con Jesucristo. Muéstreles que Dios tiene un propósito y plan para su vida, además de que planean ellos el futuro y como van a invertir su vida.

Y por último enseñe a su hijo hábitos piadosos como la lectura de la biblia y la oración que servirán de brújula moral para las grandes interrogantes de la vida.

Se puede concluir que los siempre los hijos van a imitar la conducta de los padres, sea positiva o negativa por tal razón es necesario establecer un estilo de vida agradable a Dios para que cuando ellos confronten situaciones difíciles en la vida se mantengan firmes y fieles a Dios.





No hay comentarios:

Publicar un comentario